Asociación Valeriana

Disfruta de las pequeñas cosas,porque tal vez un día vuelvas la vista atrás y te des cuenta de que eran las cosas grandes

EL LORO KEA. CURIOSIDADES.

Es poco probable que los animales analicen probabilidades. Las inferencias estadísticas solo se atribuyen a humanos (y algunos simios). Pero también está el Nestor notabilis, un ave más conocida en Nueva Zelanda como kea. Esta es una especie psitaciforme de la familia de los loros. Es capaz de comprender las probabilidades y decidir en base a ellas. Es la conclusión que se desprende del estudio titulado Kea show three signatures of domain-general statistical inference llevado a cabo por científicos de la Universidad de Auckand. Se publica esta semana en la revista especializada Nature Communications. El hallazgo es el primero en mostrar la capacidad de inferencia estadística de cualquier animal ajeno al grupo de los grandes simios. Y presenta al kea, el loro que usa la estadística.

El loro que usa la estadística: presentamos al kea.

Experimentando con probabilidades

Querían demostrar la capacidad del kea de discriminar estadísticamente entre dos opciones. Amalia BastosAlex Taylor, autores del estudio, realizaron una serie de experimentos. Se diseñaron para constatar que estas aves poseían varios criterios para la comprensión estadística apoyándose en estudios previos realizados con primates y bebés humanos. Así, los investigadores entrenaron a seis keas. Los llamaron Blofeld, Bruce, Loki, Neo, Plankton y Taz. Debían asociar el color negro de una serie de fichas con una recompensa y el color naranja con la ausencia de la misma. Los autores variaron las frecuencias relativas de las fichas de color naranja y negro en dos frascos transparentes. Ofrecieron a los keas la posibilidad de elegir entre ambos frascos, ocultando la recompensa que le darían a las aves.

Los autores descubrieron que el kea prefería los frascos en los que se apreciaba una frecuencia relativa de fichas negras más alta. Luego los científicos colocaron una barrera horizontal que ocultaba parte del frasco. Así, cambiaron la fracción de fichas con recompensa accesibles por encima de esta barrera. El kea detectó esta restricción física y volvió a seleccionar el frasco que contenía una mayor proporción de fichas gratificantes. Se confirmó en un tercer experimento. El kea también prefirió seleccionar las fichas de uno de los científicos que previamente había demostrado un «sesgo» para ofrecer una mayor fracción de fichas gratificantes.

 

 

 

 

Experimentando con probQuerían demostrar la capacidad del kea de discriminar estadísticamente entre dos opciones. Amalia BastosAlex Taylor, autores del estudio, realizaron una serie de experimentos. Se diseñaron para constatar que estas aves poseían varios criterios para la comprensión estadística apoyándose en estudios previos realizados con primates y bebés humanos. Así, los investigadores entrenaron a seis keas. Los llamaron Blofeld, Bruce, Loki, Neo, Plankton y Taz. Debían asociar el color negro de una serie de fichas con una recompensa y el color naranja con la ausencia de la misma. Los autores variaron las frecuencias relativas de las fichas de color naranja y negro en dos frascos transparentes. Ofrecieron a los keas la posibilidad de elegir entre ambos frascos, ocultando la recompensa que le darían aLos autores descubrieron que el kea prefería los frascos en los que se apreciaba una frecuencia relativa de fichas negras más alta. Luego los científicos colocaron una barrera horizontal que ocultaba parte del frasco. Así, cambiaron la fracción de fichas con recompensa accesibles por encima de esta barrera. El kea detectó esta restricción física y volvió a seleccionar el frasco que contenía una mayor proporc

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es la primera vez que se comprueba la capacidad analítica de esta ave.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios (0)

500 caracteres restantes

Cancel or